Follow by Email

viernes, 26 de agosto de 2011

salmo 137

Junto a los ríos de Babilonia,
Allí  nos sentábamos , y aun
llorábamos,
Acordándonos de Sión.
Sobre  los sauces en medio de ella
Colgamos nuestras arpas.
Y los que  nos habían llevado
cautivos nos pedían que
cantásemos,
Y los que  nos habían desolado
nos pedían alegría , diciendo:
Cantadnos algunos de los
cánticos de Sión.

¿ Cómo cantaremos cántico de
Jehová
En tierra de extraños?
Si me olvidare de ti, oh Jerusalén,
Pierda mi diestra su destreza,
Mi lengua se pegue a mi paladar,
Si de ti no me acordare ;
Sino enalteciere a Jerusalén
Como preferente  asunto de mi alegría.


Oh Jehová, recuerda contra los
hijos de Edom el día de
Jerusalén,
Cuando decían: Arrasadla,
arrasadla
Hasta los cimientos.
Hija de Babilonia la desolada,
Bienaventurado el que te diere
el pago
De lo que tu nos hiciste.
Dichoso el que tomare y
estrellare tus niños
contra la peña.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada